¿Cada vez que miras por la ventana te desgracian la vista las huellas dactilares? ¡No te desesperes, existen soluciones!

Primera opción

Vinagre blanco. Mezclar con agua tibia, aplicar sobre una esponja y, a continuación, sin aclarar, secar con una microfibra. Si no tuvieras vinagre blanco a mano, el zumo de limón también funciona.

Otro truco

Los periódicos viejos… ¡No los tires! Son la alternativa perfecta a las microfibras. Absorbe de maravilla y es más eficaz que la mayoría de los paños de algodón. ¡Ahora leer las noticias te dejará las ventanas impecables!