No nos engañemos: los diamantes son para siempre, pero las joyas envejecen. ¡Buenas noticias! Hay una manera de volver atrás en el tiempo y borrar el desgaste.

¿La solución? Pasta dentífrica. Lo único que se necesita es un cepillo de dientes viejo y una pequeña dosis de dentífrico. Aplícalo, tanto en plata como en oro, frota, enjuaga y seca con un paño de microfibras: ¡brillará mágicamente!

¿Tienes una cadena de oro o plata, pero tiene un color apagado? Otra opción: deja en remojo tus joyas en agua tibia mezclada con jabón, durante 15 minutos. ¡Enjuaga, seca y saca a relucir tu cuello!