La limpieza del hogar… ¿una pesadilla? ¡Ya no! Jean-Michel Andriot, entrenador deportivo en http://abc-coach-sportif.com , nos da unos pequeños trucos para perder calorías mientras limpiamos. ¡Acción, optimización!

 

¿Fregar? ¡Vamos, a por unas nalgas tonificadas y brazos musculados!

"La clave es mantenerse recto cuando te agachas: flexionando las piernas al máximo mientras que mantenemos el pecho derecho".

Sin darte cuenta, mientras friegas el suelo haces sentadillas - ¡el movimiento clave para conseguir unas nalgas firmes y tonificadas!

De igual forma, no dudes en trabajar los brazos con los movimientos de ida y vuelta mientras pasas el aspirador. Gracias al peso del aparato, tus músculos están trabajando, especialmente si haces este pequeño ejercicio 20 veces con cada brazo.


¿Planchar? ¡Mejor que una clase de fitness!
En el tiempo que dedicas a planchar, nuestro entrenador aconseja "contraer los músculos abdominales". De esta manera, evitas cualquier riesgo de lesionar tu espalda mientras tonificas tu cuerpo.

¿Cómo? Planchar con una canción rítmica y sostener la plancha intercambiándola de mano con regularidad, consigues hacer el ejercicio un poco más difícil y trabajas tu cardio

Es bueno saber que: 1h30 de planchado equivale a quemar 330 calorías... ¿A que ya tienes una motivación?

También puedes hacerlo mientras lavas los platos, el entrenador te garantiza un "efecto a largo plazo".


¿Limpiar las ventanas? ¡Trabaja espalda y hombros!
La limpieza de las ventanas es un ejercicio excelente para muscular los brazos, la parte superior de la espalda y el hombro. Si tus ventanas son muy altas, aún mejor: aprovecha la oportunidad de tonificar las pantorrillas poniéndote de puntillas 20 veces seguidas.

Resumiendo: un interior brillante es bueno, pero un cuerpo tonificado y en forma ¡es aún mejor!