¿Te has dado cuenta? No solo la tostada cae siempre del lado equivocado… La ley de Murphy también está presente cuando estamos comiendo y las migas tienen la mágica tendencia de caer en la alfombra. Todo un juego de precisión... Afortunadamente hay maneras de ganar.

- Antes de nada: coloca una bayeta de microfibras, a fin de absorber al máximo y evitar que la mancha penetre profundamente. Ten cuidado y ejerce ligeros golpecitos. Nunca frotes ni presiones fuertemente contra la mancha.

- A continuación, trata de eliminar las manchas aplicando una esponja húmeda con jabón neutro.

- Si la mancha persiste, aplica una mayor presión con la ayuda de productos específicos quitamanchas. ¡Advertencia! Haz siempre una pequeña prueba en un área oculta. Si no observas ningún daño, ¡ataca la zona a tratar!

¿Prefieres usar productos más naturales? 

El bicarbonato de sodio será tu mejor aliado. Espolvorea el producto sobre la superficie y frota con énfasis sobre las manchas con un cepillo. Espera 2 o 3 horas y retira los residuos.

¿No tienes bicarbonato de sodio a mano? No te preocupes, ¡la sal común también funciona!