¿Sabías que acondicionar tu pequeño nido de una manera determinada ayuda a mejorar tu bienestar?

 

Entrevistamos a Bruno Lecourt, entrenador y autor de "El gran libro de Feng Shui" publicado por Leduc.S, quien nos da sus consejos para ayudarte a crear el ambiente que más te convenga.

 

Consejo 1 - Organiza tu habitación

El dormitorio, pieza esencial para el descanso, tiene que respetar ciertas reglas.

"Idealmente, la cama debe recolocarse evitando situar el cabezal detrás de una puerta o ventana. Sugiero disponer de un disyuntor para cortar completamente la electricidad en esa habitación durante la noche".

Los dispositivos electrónicos deben evitarse tanto como sea posible, especialmente en el dormitorio para conseguir el máximo ambiente zen. También es recomendable poner el televisor en un armario especialmente diseñado para este, ocultando los cables.

 

Así de fácil: ¡Cambia la cama de lugar, oculta los cables y cómprate un disyuntor!

 

 

Consejo 2 - Recarga la energía

¿El secreto para revitalizarse en un instante? Juega con diversos materiales para conseguir una máxima luz natural.

Es muy simple: prioriza los espejos y materiales lisos que reflejen la luz, como el vidrio, el metal o los colores brillantes. Tu interior interactuará con la luz y te sentirás lleno de energía.

 

 

Consejo 3 – ¡Buenos días flora!

¿Te has preguntado por qué te entran ganas de ir al campo tan a menudo? El hecho es que las plantas tienen un efecto calmante. Sí, su color inspira calma y, además, te dan oxígeno.

¿Tienes poca maña para las plantas? No te asustes, hay plantas que no necesitan un cuidado especial (¡un pequeño bonsái te hará sentir genial!).

Para evitar inconvenientes, evita poner flores que generen demasiado olor en tu habitación.

 

 

Consejo 4 - Un hogar limpio y ordenado

"El orden y la limpieza son esenciales para generar un buen flujo de energía"

¡Mira tú por donde… las esponjas, las bayetas de microfibras, las escobas y las fregonas, sanan tu serenidad!

Cuanto más desorden hay, más difícil es relajarse. Por ello, intenta minimizar los accesorios y elementos decorativos y mantén solo lo esencial. ¡Lo notarás!

 

Consejo 5 - Juego de luces y colores

¿Eres de naturaleza estresada o ansiosa?

En primer lugar, evita muebles metálicos y colores brillantes (como el rojo que pertenece al fuego y conlleva agresividad)

En su lugar, opta por materiales más suaves como la madera y colores más calmantes como el azul, blanco o beige.

Por último, crea espacios protegidos con biombos que atenúen la luz ambiente.

 

En resumen, no nos cansaremos de repetirlo: ¡un hogar zen es una casa en equilibrio contigo mismo!